¿Por qué los bogotanos no montan en bicicleta?

Publicado: 14 agosto, 2012 en Editorial

Sería incoherente o hipócrita escribir este artículo si yo no fuera un usuario regular de bicicleta, no solo como actividad física del domingo sino como medio de transporte más habitual. Es por eso que me he encontrado en situaciones incómodas en la que juego un rol de abogado de las bicicletas y hasta casi opositor del automóvil con todo lo que eso implica (un hippie me queda chiquito). Lo curioso es la variedad de excusas que he encontrado, que en realidad no justifican seguir insistiendo en los autos y motos, pero que tampoco deslegitiman a la bicicleta como el medio de transporte más apropiado para revolucionar la ciudad hacia una mejor movilidad. Lo único que reivindican es la pereza y la resistencia al cambio tan típica del colombiano.
Aparte de algunas colinas o desniveles, la geografía de la ciudad es inmejorable para usar la bicicleta. Pero abundan las personas que alegan que llueve mucho, que hay muchas montañas o simplemente y como gran ganadora entre todas las excusas, la pereza. Entre todas las malas costumbres del colombiano la pereza ha llegado a un segundo nivel en el que incluso, viéndonos frente a un espejo en el que reconocemos nuestros defectos, por simple pereza, no cambiamos.
Es por eso que sabiendo que llegamos tarde siempre, no intentamos corregirlo sino que lo volvemos otra peculiaridad colombiana y nos reímos orgullosos. Sabiendo que siempre hacemos las cosas a última hora, no intentamos corregirlo sino que lo convertimos un talento, escudándonos en la falsa creencia de que a última hora todo fluye mejor y que para eso somos unos duros. Sabiendo que todos tenemos algo de ese indeseable colombiano corrupto, en lugar de corregirlo, lo enaltecemos, consideramos un verraco y envidiamos a todo aquel que viva del dinero fácil. Es por eso que aunque nos pasamos criticando la mala calidad de nuestra tele, seguimos viendo día a día y nutriendo nuestro subconsciente colectivo con la mierda que nos muestran en realities o narconovelas. Ese es el estilo colombiano, echar la suciedad bajo la alfombra, acomodándonos y conformándonos con el fétido olor que sale debajo de ella, porque simplemente “así es acá”.
Dicen que el primer paso para sobrellevar una adicción es aceptarlo y tenerlo presente, pero los colombianos, tienen otro gran talento: hacernos los güebones. Cambiar presupone esfuerzos y procesos incómodos, desde reconocer la raíz del problema hasta saber mantenerse firme en esa nueva actitud renovadora. Pero como nosotros los colombianos somos tan buenos para escoger siempre el camino más fácil, escogemos seguir igual, esperando a que otros cambien las cosas por nosotros.
Es por eso que un día decidí enumerarle a un amigo, una a una las razones por las que en Bogotá no es buen negocio tener carro. En primer lugar si viven en Bogotá, quien compra un carro y paga su valor total, tan solo lo podrá usar la mitad de los días hábiles debido al pico y placa, algo así como “compre uno y llévese la mitad”. Además con los años, en Bogotá, han tomado forma mafias de transportes y parqueaderos que desangran el bolsillo tanto del peatón como del conductor. Además por cuenta del aumento del precio del petróleo y de los aceites carburantes vegetales, en Colombia se paga hoy en día uno de las tarifas por galón de gasolina más altas del continente. Adicionalmente debe pagar sagradamente el examen de gases y los impuestos a una ciudad que tiene una malla vial en estado deplorable, que maltrata los carros, a tal nivel que quien coja un hueco a 50 kph pueda pagar 1 o 2 millones de pesos arreglando los ejes y comprando llantas nuevas. Esto sin contar los costos que por uso requiera el carro.
Razones suficientes no solo para dejar el carro guardado y comenzar a usar la bicicleta, sino para crear un movimiento ciudadano que la exija al gobierno respeto ante el esfuerzo que cada ciudadano debe ejercer para movilizarse en su ciudad, ya que solo por la negligencia histórica del Estado en Bogotá encontramos caminos más aptos para las herraduras que para las ruedas.
Hoy en día ese amigo mio sigue moviéndose en carro; aun entendiendo que la mitad de su sueldo se va infructuosamente en su carro y que las condiciones que le brinda la infraestructura de la ciudad juegan en su contra. No solo porque la posibilidad de 30 minutos diarios de bicicleta le parezca un esfuerzo sobrehumano, sino porque los colombianos tenemos la impresión que tener y andar en carro constituye más que un medio de transporte, todo un motivo de orgullo y estatus, para demostrar que se tienen los medios. En casos para aparentar más de lo que en realidad se tiene.
Los bogotanos no andan en bicicleta no porque no la hayan descubierto, sino porque no quieren cambiar la cultura del facilismo y el mínimo esfuerzo. Aun sabiendo que la bicicleta representaría un gran alivio para la salud y el bolsillo, buscan cualquier cantidad de pretextos y siempre que pueden prefieren evitar ser confrontados o enfrentarse a sus propios defectos, para poder seguir en su egoísta comodidad, quejándose de los demás y esperando que esos mismos “demás” vengan a cambiarle el mundo.

Anuncios
comentarios
  1. seb_cast dice:

    Hola,

    buen artículo, algunas imprecisiones que le restan credibilidad (el precio de la gasolina en BOG no es el más caro de América, eso es un mito urbano que ahora todos se creen), pero me siento completamente identificado como 1. Colombiano y 2. Usuario diario de la bicicleta.

    Es triste que la gente salga con tantas excusas (a mi la que más me dicen es la de la lluvia de Bogotá) y no se den cuenta de lo barata que es esa excusa, ni de como todos nos beneficiamos como sociedad con el uso de la bici.

    Aún están por verse las promesas de Petro de priorizar a los peatones y bicicletas.

  2. panchicore dice:

    hola tengo bici y carro, y ultimamente estoy saliendo solo en bici.

    los que no quieren montar en bici porque tienen 1000 excusas pueden hacer planes de transporte colectivo con compañeros de trabajo, porque si analizan la gente que va en carro casi siempre es 1 sola persona y deberian ser 4, se debe armar un plan como “hoy te recojo y mañana me recojes y si vivimos cerca te llevo aunque tengas carro o si vives en el camino te recojo en la via”, pero con la desconfianza y el individualismo del bogotano esto se vuelve un reto interesante de lograr.

    para los que dicen que no pueden pedalear mas de 5kms porque quedan molidos y no es una mala excusa porque todos tenemos diferente estado fisico y es algo que se desarrolla, pueden empezar con una bici electrica.

    en bici se hacen buenas relaciones, puedes hacer contacto con gente que va en otra bici, ¿como va? ¿que tal el paseo? ¿hasta donde va? ¿de donde viene? ¿sera que llueve?… etc, son claros ejemplos de preguntas que me han hecho y asi he conocido gente que dias despues vuelvo a ver en la via, aqui tambien juega el factor de la desconfianza y el individualismo del bogotano, pero que mas da? usted pregunte.

    los bogotanos deberian aprovechar que hay ciclorutas, ojala hubiera algo asi en barranquilla 😦 aun asi con calores y arroyos se anda como en ny http://www.youtube.com/watch?v=au0Zjn3eB9k

    ahh y en los pasados juegos olimpicos colombia obtuvo oro, plata y bronce en deportes de bici.

    “Mens sana in corpore sano”

  3. Ultimamente me he dado cuenta que algunos de los llamados “ciclistas urbanos” aprovechan cualquier espacio digital para lamentarse y sobre todo, criticar a las personas que no hacen uso de la bicicleta como medio de transporte. Me parece curioso, pues aquellos que afirman ser ejemplo de tolerancia, caen en lugares comunes y no se molestan en analizar con calma la situación de muchas personas que como yo, no usamos una bicicleta para desplazarnos en la ciudad.

    Creo que los argumentos de la pereza y en la resistencia al cambio (algo tan “tipico del colombiano”) son ligeros, procedo a dar mis razones.

    El miedo al cambio no es patrimonio de los colombianos, es una condición inerente al ser humano. Estamos acostumbrados a lo habitual, por lo que salir de nuestra zona de comodidad siempre es algo difícil. Sobre este tema se ha escrito mucho, abordándolo desde varios puntos de vista: Las relaciones laborales y las relaciones económicas y sociales. Ahora bien, usar este argumento me parece que tiene lógica, pues es difícil que las personas cambien sus costumbres al movilizarse, pero no creo que sea el mas preciso.

    Vivo en Bogotá desde hace unos 6 años, monto bici desde que tengo memoria y hago ciclismo de montaña hace casi 20 años. Los fines de semana puedo recorrer mas de 7o kilómetros de trocha en varias zonas de Cundinamarca y Boyacá y ni así uso una bicicleta para desplazarme por la ciudad. Tengo una sola razón para ello:

    Bogotá no es amigable para la bicicleta.

    1. Es verdad que hay ciclo rutas que recorren varias zonas de Bogotá, pero en las zonas donde no hay vías apropiadas para andar en bici el asunto se vuelve algo realmente complicado. Prefiero mil veces descender por una trocha a tener que esquivar buses, motos, taxis y peatones irresponsables por la séptima. Y no, no voy a andar por los andenes como lo hacen algunos ciclistas. Los andenes son para las personas, eso es algo sagrado.

    2. La ciudad es insegura. Robar una bici es facilísimo y lamentablemente el crímen queda impune. Alguna vez pensé en comprar una bici de “bajo perfil” para andar en la ciudad, pero me dio física pereza perderla en un parqueadero público o hacer todo lo posible para no frenar en cada esquina y no quedar como un blanco fácil para los ladrones.

    3. No sabemos andar en la calle. Ni cuando vamos en un carro, ni como peatones ni tampoco como ciclistas. Hay muchos tramos de las ciclo rutas que han sido invadidas por vendedores callejeros o por peatones que ignoran este carril. Las ciclo rutas son usadas por ciclomotores y muchos de ellos no respetan a los peatones. La verdad me da mucha pereza involucrarme en un accidente en calles por falta de vías apropiadas o nuestra falta de cultura vial.

    La pereza y el famoso miedo al cambio son factores menores cuando tienes al frente una ciudad insegura sin las vías apropiadas. Me gusta la bici, me parece que es un medio de transporte muy divertido, pero también creo que es necesario ser mas tolerantes con aquellas personas que deciden no usarla.

    No soy mejor por usar una bici y la verdad no creo que cambie el mundo por andar en ella, sólo lo pedaleo.

    • lagranpolla dice:

      Muy valido tu comentario, desde la perspectiva que yo estuviera reprochandoles o atacando por atacar, y de golpe contribuya más a la confrontación que al consenso. De hecho las razones que enumeras son adaptables al artículo. Pero me parece curioso que con tanta experiencia en dos ruedas no le hayas dado un intento. Yo tengo amigas que se han acostumbrado en 2 semanas a andar en bicicleta en Bogotá y pues, acepto que en Bogotá hay que ser muy precavido, pero sigue siendo un esfuerzo mínimo. A mi no me han robado la bicicleta jamás, jamás me he accidentado. Pagar parqueaderos y cargar cadenas, para amarrar la bici, tampoco es imposible, pues es verdad que no hay voluntad estatal tampoco, pero por eso cada uno puede comenzar ese cambio.
      Mal o bien Bogotá es una de las ciudades con más ciclorrutas en América Latina, la geografía es en 80% plana, el clima es perfecto con la lluvia incluida y las distancias son en realidad cortas. Haz el intento.

    • seb_cast dice:

      que bueno ver el otro punto de vista!

      Como seguidor de estos temas no estoy tan de acuerdo en que ahora sólo se hable de “criticar a los que no montan bicicleta”, los artículos que he leído siempre los he visto desde la óptica de invitar a los que no lo hacen a hacerlo para mejorar la vida de todos. Personalmente soy un convencido del poder de la acción individual para generar cambios globales.

      De acuerdo, Bogotá no es la ciudad más amigable con los ciclistas, pero la verdad es que nunca me he sentido realmente inseguro ni he tenido accidentes. Creo que como en muchas cosas aplica el “no dar papaya” tanto con los ladrones como con los carros y buses.

      Estoy muy de acuerdo con lo que dice de: “no sabemos andar en la calle”. definitivamente falta cultura en este aspecto. Creo que todos los ciclistas urbanos recibimos muy bien el anuncio de Petro de priorizar al peatón y al ciclista, porque si desde la administración distrital se quieren impulsar políticas de cultura ciudadana enfocadas en mejorarle la vida a estas poblaciones, es posible (o quién no se acuerda de la tarjeta roja de Mockus?)

      interesante la discusión y ver un punto de vista diferente

  4. […] un bloguero, las razones principales se encontraban en la pereza y en la resistencia al cambio, algo tan […]

  5. Nelson Córdoba dice:

    Cada quien con su actitud y convicción. En lo personal soy respetado por conductores de vehiculos y motociclistas. Evito disputar espacio. Entiendo la ansiedad y la frustración frente al volante. Tambien la siento cuando voy en mi auto. Sonrio al peaton y lo hago aliado de mi necesidad de espacio publico. Dejo la bicicleta en la calle, en parqueaderos, en postes, en arboles con las cautelas y seguridades. He recorrido Nueva York de este a oeste y de sur a norte, y me advirtieron que me podian robar la bicicleta. No me paso nada. La ciudad tiene vias suficientes para ir en bicicleta. He hecho amigos y les enseño mis rutas alternas y desisten de ir por la 7, por la 10, por la Caracas. Circulo a las 6 30 a.m. a las 10 p.m he salido de reuniones tarde y lo mas seguro que encuentro es mi bicicleta para llegar a casa. Motivo que otros usen la bicicleta con mi ejemplo y algo de pedagogia. Ya lo hacen mi esposa, Eduardo, Victor en Sesquilé, Leonardo en Mendoza y ellos han motivado a otros. Cambio mi mundo, y con ello el mundo. Mis hijos la usan. Juanita Klim en Krezell, la usa, Pamela en Orlando, la usa. Cada uno construye su mundo. De a poco y con frecuencia me siento admirado y me sonrien. Eso es suficiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s